¡BIENVENIDOS!


Quienes conocen la U Nacional de Colombia saben que es una de las mejores en el país, que tiene un nivel de exigencia altísimo, y unos horarios absurdos, por esto no había forma de cuadrar un itinerario de clases de media jornada, tenías cursos a las 8 am y luego a las 4 pm, una locura. También mi universidad tenía el plus de que podía tomar materias de TODAS las facultades, durante mi pregrado (el cual tardé 9 años en completar), es decir, durante mis 18 semestres (ininterrumpidos) tomé además de mis cinco materias semestrales de la carrera[1] clases de todo lo que me gustaba: DIH, cine, medicina (había una materia de comportamiento animal buenísima), lingüística (estudié latín y Piapoco), artes (fracasé miserablemente en todo lo implicara dibujar), sociología, psicología (no pude con eso de tener que ir decente a las exposiciones), estudios de género (si, sé lo que es la teoría de género y el feminismo), y hasta física (lo que más aprendí en esta facultad fue que no TODO es debatible), matemáticas y un par de ingenierías (después de aprender porque dos más dos es cuatro, y que es un numero imaginario, no me volví a aparecer).

Además, siempre he querido ser escritora, y una máxima que aprendí de muchacha era “Los escritores escriben”, si, parece absurdo, pero no se imaginan la cantidad de escritores que desearían haber escrito, que se quedan en la frase: “tengo una idea buenísima para un cuento…”, así que además de trabajar/ estudiar, cumplía una exigua meta diaria de 500 palabras escritas o 1000 corregidas. He de aclarar que eso implicaba también proyectos, ensayos y tareas varias de la universidad o del trabajo.



Para poder estudiar en la universidad tenía que trabajar, no era una opción, era un TENÍA inexorable, tan simple: no trabajo= no money = no universidad; siempre conseguí trabajos de horarios flexibles o de fines de semana, durante algún tiempo me mantuve vendiendo dulces en la universidad. Por si fuera poco, también tenía un hijo pequeño hermoso al cual dedicar tiempo, sacar al parque, llevarlo al doctor, ayudarle con las tareas, y los etcéteras que podrán imaginarse.

Como siempre he sido inquieta (pos ya lo podrán haber intuido), buscaba actividades extracurriculares, aprendí teatro (una de las mejores experiencias de mi vida), participé en uno de los periódicos de la U, en la revista de estudiantes de antropología y armé un grupo de trabajo en torno a la escritora creativa, con el cual descubrí la fabulosa OULIPO y formé amistades maravillosas (Gracias Sombra).

Pero claro es un ritmo loquísimo por mantener, después de tres años en estas (es decir a mitad de carrera, que el contenido teórico es más pesado) colapsé, simple y sencillo, no tenía como llevar a cabo todo, perdí un par de trabajos por incumplir mis labores, mi familia (tanto la nuclear como la extensa) me reclamaba por nunca compartir con ellos y mi rendimiento académico empezó a bajar. La alarma sonó cuando perdí una materia por primera vez.
¿Qué hacía? Era prioridad sacar adelante esa materia, de ninguna manera podía reprobar de nuevo. Lo que hice fue conservar mi trabajo, inscribir solo 4 materias, abandonar todas mis otras actividades y dedicarme por completo a estudiar.  Se imaginaran que aprobé con honores, pero no. El resultado: perdí de nuevo la misma materia. ¿Qué? Así es, perdí la misma materia y esta vez por inasistencia.

El asunto se volvió crítico, si perdía la materia por tercera vez me iban a expulsar de la universidad, parecía el desastre. Pensé en ponerme a estudiar solo para la materia, hasta dejar el trabajo, pero no había resultado la primera vez, había sido desastroso y no quería repetir, además me gustaba mi ritmo de vida alocado y lleno de actividades, parecía lago sin salida Entonces por intermedio de un amigo que estudiaba economía empecé a aprender sobre concepto empresariales como la eficacia, la efectividad y la productividad, y aprendí que no tenía que dejar de hacer lo que quiero, sino ser mejor organizando todo para poderlo lograr. 
Así pude aprender de estas nociones (y otras que van de la mano como liderazgo), y las he venido desarrollando a través de los años, hoy todavía me sorprendo cuando las personas me dicen: ¿Cómo haces para hacer tantas cosas al tiempo? Mi respuesta siempre es: he
tomado decisiones en mi vida con el fin de ser eficiente y productiva.

En el pasado mes bendito de Ramadán una hermana me dijo que quería aprender del tema de la productividad, y me he comprometido a enseñarle, como no tenemos el tiempo de reunirnos para clases he quedado de ayudarle por medio de escritos que luego le ayuden a reflexionar y optar por sus mejores decisiones, este pues es el inicio de una prueba educativa.

Los textos que encontraran a continuación tienen el fin de ser un curso sobre técnicas y métodos para mejorar el uso de su tiempo. En primera instancia los artículos son informativos, es decir, son una colección de información organizada de lo general a lo particular, tomando tópicos interesantes y actuales que ayuden a mejorar el uso de tiempo y la eficiencia en las tareas que realices.

No es algo de tipo “te ayudo a ser como yo”, porque en este tema, configurar los métodos de acuerdo a las condiciones propias es sumamente importante. Este ejercicio es más del tipo “te guio en la exploración, te asesoro en tus decisiones”, es como lo que hace un tutor de investigación.


Cada artículo está pensado para abrir un tema y que la persona indague más, por lo que siempre habrá links para ampliar la información, también quien quiera retroalimentar con más elementos, preguntar, abrir un tema de debate o contar su experiencia son bienvenidos (y celebrados) sus aportes en los comentarios.

Espero que con la ayuda de Dios esto sea útil para los amables lectores y las queridas lectoras que puedan toparse con estos bits y bytes representados en letras.

Para iniciar les dejo unos links a cursos en español relacionados con el tema, en una de mis plataformas de aprendizaje preferidas: Coursera.

Orden y manejo del tiempo: dictado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) https://www.coursera.org/learn/orden

Aprendiendo a Aprender. Un súper curso para mejorar la pedagogía autodidacta y con muy buenos consejos de técnicas de estudio, para estudiantes, lectores, amantes del aprendizaje y público en general. Por la Universidad de California. Los videos están en inglés, pero se pueden poner subtítulos (hay que activarlos en la parte inferior derecha de la pantalla) y el resto de material está en español.

Trabaja inteligentemente, no más duro: Gestión del tiempo para la productividad personal y profesional. Un muy buen curso y muy emparentado con la información que van a encontrar en este espacio. También dictado por la Universidad de California.









[1] Antropología tenía un núcleo común y luego muchas ramas de especialización, por lo que contábamos con muchísimas materias dentro de la misma carrera, se nos exigía tener mínimo tres de la carrera, dos de alguna de las ramas y las demás no importaba de donde fueran. 

Comments (0)