Gadab (غضب) 


En árabe significa ira o furia, pero también significa el estado emocional cuando “nos hierve la sangre”. 

La misma raíz se usa para decir “roca sólida”. 

De esta manera, cuando una persona está furiosa se relaciona con la roca, no entra nada, no cambia, es inmutable, por esta razón tratar de convencer a alguien cuando está en este estado es una labor ineficaz. Por eso, no hay que decirle a la persona: “Cálmese”, “esas son cosas sin importancia”, u otras frases por el estilo, ya que estas no tienen efecto sobre la roca. 

En el Islam hay dos tipos de furia:
Primera. Cuando la razón del enojo es válida, como cuando se viola una ley de Al-lah o se ve a una persona cometiendo un acto de desobediencia. Aunque esta cólera es válida, pues su razón es islámica, tampoco es permisible perder el control o dejarse llevar por la rabia. 

Segunda. La ira censurable, aquella que se produce a causa del ego y la vanidad, es un sentimiento que enceguece a la persona y no le permite entender razones. 

Cuando alguien tiene un ataque de ira, la sunna del Profeta(byp) es que si está de pie se siente, o si está sentado se recueste, ya que cambiar la posición ayuda a tranquilizarse, y también a demorar la respuesta, permitiendo retomar el autocontrol. Si esto no funciona hay que hacer ablución, ya que el Profeta (ByP) dijo que el agua del wudu apaga el fuego [de la ira]. 

En caso de un no musulmán se le puede decir que se lave la cara y las manos, y se tome un vaso de agua.

Comments (0)